El juego.

Reto 2.  Describe una escena sensual con una pareja que termina desnuda en la barra de un bar.

Me ha costado más de lo esperado, no sé por qué. Tenía que encontrar la idea precisa. Y aún no le he buscado una imagen para acompañar, pero todo se andará.

Saludos.

El juego.

Una suave melodía de jazz ligero ambientaba la sala y una tenue luz daba calidez al momento. Me miró a los ojos y me tomó de la mano.

—¿Es tu primera vez? —preguntó mientras con el pulgar me acariciaba la muñeca.

—Sí —respondí sonrojándome.

—No te preocupes, no haremos nada que no quieras.

Retiré mi brazo y cogí la copa de vino. Tomé un sorbo y sin llegar a devolver la copa a su sitio, la alcé de nuevo y me la bebí entera.

Él, muy caballeroso, se levantó, se colocó junto a mí y cogió la botella para rellenar mi copa. Me miró y volvió a su sitio.

—Tranquila. Como puedes ver estamos solos en el bar, nadie nos molestará. —Parpadeó y siguió con su mirada azul clavada en mi rostro—. Tenemos la cena lista, las copas llenas, ¿deseas algo más?

—Me gustaría que te quitaras toda la ropa. —No sé cómo pude pronunciar aquellas palabras sin pestañear, pero lo hice.

No tuve que pedirlo dos veces: retiró la silla con sus piernas al levantarse y comenzó a despojarse de su atuendo.

«Qué complaciente», me dije.

Primero, la chaqueta azul marino, desabrochó el único botón que la mantenía cerrada, la dobló con mucho cuidado y la colocó con mimo sobre el respaldo. Tiró del nudo de la corbata hasta deshacerlo. Uno a uno, los botones de su camisa dejaron al descubierto su torso. Por suerte, no estaba depilado y tenía algo de vello con el que poder jugar. Agarró los faldones de su camisa y los sacó de su pantalón.

Yo seguía mirándolo, ensimismada, y bebiendo; terminé la copa y la llené de nuevo. La cena ya no tenía importancia. Me quité los zapatos sin levantarme y me deshice de mi suave jersey blanco de angora.

—¿Cómo te llamas? —pregunté antes de acercarme la copa otra vez a la boca.

—Juan —respondió mientras mientras buscaba un sitio dónde dejar la camisa.

«¿Juan?, la próxima vez prestaré más atención a los formularios», pensé mientras bebía.

El siguió a lo suyo, correa y pantalones fuera: no llevaba ropa interior, venía preparado.

Se acercó, extendió sus manos y me ayudó a incorporarme. Me tomó por la cintura y estrechamos los cuerpos.

—Bailemos —susurró a mi oído.

Comenzamos a movernos al son de la música. Acarició mi espalda y se deshizo del cierre del sujetador. Bajó sus manos y encontró a la primera la cremallera de mi falda y la bajó con facilidad. Di un paso atrás, me separé un poco de él y retiré el sostén negro, dejé caer la falda; también iba preparada a la cita.

Volvimos a abrazarnos y continuamos con el baile. Pude comprobar la dureza de su cuerpo mientras girábamos, no era musculoso, pero sí recio. Él seguía regalándome dulces frases mientras besaba mi cuello. Vuelta a vuelta y poco a poco nos dirigimos hasta la barra del bar. Allí me acorraló, sujetó con fuerza mi cabello y acarició mi boca con sus dedos.

Me agarró y casi sin esfuerzo me subió a la barra; él también se acomodó entre mis piernas.

Sentí un ligero golpe en mi espalda.

—¿Qué ocurre ahora? —pregunté.

—Eso digo yo, ¿qué pasa? —Esa voz me era familiar.

—Joder, Pedro, ¿qué haces aquí? —me sobresalté.

—Vivo aquí, ¿no lo recuerdas? —Hizo una pausa—. Si te vieras ahora mismo, estás ridícula.

—Tienes que probarlo, es el nuevo, el Brainstorm siete —dije mientras me quitaba el dispositivo de realidad virtual.

—¿El besesiete?

—Sí, interactividad total. Solo he probado el nivel principiante, ¡y tiene doce niveles! Estoy deseando arrancarlo en el nivel highlander.

—Ya lo probaré —dijo con desdén—. Pero ahora, ¿qué te apetece?

—Desnúdate —sugerí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos, Reto ELDE. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El juego.

  1. PiperValca dijo:

    Si yo tengo el Taladro Ultra tú no te quedas atrás con el besesiete. Jajajajajaja.

    Deseos reprimidos ¿ah?

    Me gusta

    • Bueno, Piper, En un principio eran gafas de RV con un adaptador genital, pero me acordé de la película ‘Protecto Branstrom’ y cambié el artilugio (aunque el primero resultase más cómico, imagina). Si no has visto la película, ya están tardando, no sé que haces leyendo esto.
      Saludos.

      Me gusta

  2. LuverC dijo:

    Qué quieres que te diga, ese final no me lo esperaba para nada. ¡Estupendo!

    Le gusta a 1 persona

  3. Genial,Paula, yo tampoco me esperaba ese final.

    Me gusta

  4. Aida Aisaya dijo:

    ¡Hola!
    Ay, me ha encantado tu relato XDDD A mí el mío me costó poquito porque me vino la inspiración de golpe y lo escribí del tirón, pero cualquiera diría que te ha costado porque te ha quedado de lujo. De verdad, me encanta XD
    ¡Besitos sonámbulos! ★🌙

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s